¿Cuál es tu historia? El Storytelling

Imprimir

Storytelling, ese gran recurso de marketing

Si traducimos literalmente, storytelling es contar historias. Sin embargo, el storytelling es mucho más que eso y lo vamos a descubrir a lo largo de este post.

Yo siempre digo que el storytelling es bidireccional: todos tenemos una historia que contar y a todos nos gusta que nos cuenten historias. Y te lo voy a enseñar a través de mi historia de amor con el storytelling.

Mi historia

¡¿Quién no se ha dormido de pequeño mientras nos contaban un cuento?! Es una fórmula infalible para ayudar a los más pequeños a conciliar el sueño.

Recuerdo de muy pequeña a mis padres y a mis abuelos, contándome cuentos infantiles antes de meterme en la cama. Algunas veces inventaban historias incluyendo una pequeña moraleja sobre cualquier trastada que hubiera hecho ese día, pregunta existencial que hubiera formulado o preocupación que mostrase.

Los Cuenta Cuentos se modernizan

Cuando tenía 6 u 8 años, la Editorial Salvat sacó una colección de fascículos y cassettes con cuentos, fábulas y canciones: el Cuenta Cuentos. Creo que ha sido de las pocas, si no la única, colección que he completado. Cada noche me dormía escuchando una de las cintas del Cuenta Cuentos. Aún recuerdo perfectamente las historias de “Gobolino, el gato embrujado”, “El árbol de los zapatos” o “Pipo en Arcadia”. Y así, todas las noches conseguía conciliar suavemente el sueño mientras resonaban en mi cabeza las aventuras de “Simbad y el valle de los diamantes” o “El niño que quería un arcoiris”. Si eres de mi quinta, acabarás de volver a tu más tierna infancia. Y, cuando mis padres se iban a dormir, pasaban por mi cuarto a darme un beso y se encargaban de apagar el radio-cassette.

Cuenta cuentos, el storytelling de toda la vida

Los Cuenta Cuentos nos unen

Lo bueno que tuvo esa fantástica colección de Cuenta Cuentos fue que después de mí pasó a mi hermano. Después viajó a casa de mis primos donde fue disfrutado por los tres pequeños de esa casa. Y cuando finalmente nos fuimos haciendo mayores, aterrizó en casa del más pequeño de mis primos, Eugenio. Esos cuentos pasaron por toda la generación de niños de mi familia metidos en una cestita de paja de esas que últimamente están tan de moda. Pero esta colección viajera hizo también que todos los niños de mi familia creciéramos con un vínculo común, los Cuenta Cuentos. Y así, los mayores contábamos a los más pequeños los mismos cuentos que ellos también se sabían y se fue convirtiendo en nuestro nexo de unión, en algo común a todos los primos. Todos tenemos cosas iguales y cosas diferentes, pero todos nos sabemos los mismos cuentos.

Pues bien, el pequeño Eugenio creció y, por mucho que le costó tomar la decisión, supo que tenía que traspasar la cestita a la siguiente generación: mis hijas y mis sobrinos. Por eso, dejó la cestita en casa de mis padres esperando a que yo la recogiera allí. Pero ¡oh cosas del destino! mi padre vio aquella cestita tan viejita después de tanto uso y pensó que era algo para tirar. Supe el esfuerzo tan grande que había hecho para devolvérmelos que no me atreví a confesarle su desaparición. Han pasado muchos años y hace un par de ellos, cuando cumplió los 20, me decidí a contarle la verdad.

Pero el final no ha sido tan trágico. A la siguiente generación les hemos conseguido los Cuenta Cuentos a través de Internet. Hemos logrado que la tradición continuara.

La moraleja de mi historia

Soy Storyteller

Y de ahí, de esas primeras historias, de los cuentos de mis padres y abuelos y, sobre todo, de los Cuenta Cuentos, puedo asegurar que viene mi pasión por la lectura y la escritura. Por eso, cuando la vida hizo que tuviera que tomar un nuevo rumbo profesional, decidí que esta vez me dedicaría a algo en lo que fuera realmente buena, algo en lo que pudiera disfrutar de verdad, algo en lo que pudiera ser útil a los demás; y no lo dudé: SOY STORYTELLER.

¿Qué te puede aportar a ti el storytelling?

Ya lo dijo la gran escritora y poetisa Maya Angelou: “la gente olvidará lo que dijiste, la gente olvidará lo que hiciste, pero la gente nunca olvidará cómo la hiciste sentir” y eso es precisamente en lo que consiste el storytelling.

Ya te dije antes que el storytelling era mucho más que contar historias. El storytellin es todo un arte, el arte de conectar y emocionar a tu cliente ideal a través de una historia. Consiste en conectar con la parte emocional del usuario para obtener su lealtad y crear un vínculo profundo entre este y la marca.

Nace en los años 90 en Estados Unidos como una técnica de marketing que transforma los mensajes que se quieren transmitir en historias que los usuarios pueden recordar fácilmente y con las que sentirse identificados. Esta identificación es posible porque el storytelling se basa en la tradición narrativa, en las historias que la Humanidad lleva contándose desde que es Humanidad. El storytelling apela a la parte inconsciente del usuario, donde toda persona tiene asumidos ciertos argumentos narrativos universales y arquetipos de personalidad.

Y ¿en qué se traduce esto para ti? Muy sencillo: como comentaba al inicio, el storytelling es bidireccional: a todos nos gusta escuchar una historia pero tú, tu marca, también tenéis una historia que contar. Y puedes utilizar esa historia para contarle a tu cliente los valores de tu marca y explicarle porqué eres diferente, porqué debe contar contigo.

Y de la forma en que cuentes esa historia dependerá que consigas conectar con tu cliente. De la forma en que te expreses dependerá que le emociones. De las palabras que utilices dependerá que generes el tan deseado engagement entre tus clientes y tu marca.

 Storytelling

Storytelling y copywriting

Storytelling y copywriting son dos conceptos diferentes pero hermanos; ambos son distintos pero complementarios. Puedes utilizar sólo el storytelling pero serás un cuenta cuentos; puedes utilizar sólo el  copywriting pero te costará generar el engagement de tus clientes.

Pero si juntas ambos, si combinas storytelling y copywriting, conectarás con tu público, les emocionarás, les fidelizarás y, como consecuencia de ello, aumentarás tus conversiones. En definitiva, venderás más y mejor.

Crearás una comunidad en torno a tu marca, clientes fieles y comprometidos que se convertirán, a su vez, en los mejores embajadores de tu marca.

Si consigues que tu cliente se identifique con tu marca, que sienta tus valores como propios, que se emocione con tu historia, tienes el trabajo de ventas realizado. Y ello lo consigues combinando las técnicas del storytelling y el copywriting.

 Storytelling y copywriting

Pasos básicos en la estrategia de storytelling y copywriting

Cada uno tiene su propia historia y su personal forma de comunicarla. Ahí es donde radica la esencia del storytelling/copywriting (vamos a llamarlo CopyStory, y así simplificamos y creamos una nueva tendencia).

Pero, aún a pesar de ello, hay una serie de pasos básicos que debes incluir en tu CopyStory si quieres triunfar.

1.- Conocer a tu audiencia

Es básico y lógico. Si quieres llegar hasta ellos, emocionarles y generar una conexión con tu marca, tienes que conocer perfectamente a tu audiencia. Para ello deberás realizar un exhaustivo trabajo de investigación: quiénes son, cuáles son sus gustos, sus emociones, sus miedos. Tienes que saber qué los define y qué los diferencia de la audiencia de tus competidores. Si encuentras su esencia, conseguirás conectar con ellos al instante.

El ejemplo: eres una agencia de viajes orientada a los viajes de empresa. Tu audiencia no son empresarios con horarios de trabajo muy extensos que pasan gran parte del tiempo dedicados a un trabajo que, además, les obliga a viajar con frecuencia.

No, tu audiencia son cabezas de familia que se desvivien por mantener un determinado nivel de vida para sus familias. Sin embargo, sueñan con poder pasar más tiempo en familia. Su miedo es acabar convirtiéndose en un extraño para ellos.

2.- ¿Cuál va a ser tu historia?

Una vez que has descubierto la esencia de tu audiencia, tienes que encontrar esa historia que conecta tu marca, con tu público. Ojo, no digo inventar, si no encontrar. Si tratas de inventar una historia para conmover a tu público te van a descubrir rápidamente y eso sería hacer perder a tu marca toda su credibilidad. No te lo puedes permitir.

El ejemplo: tu historia es la de un directivo casado y con dos hijos. Adora a su mujer y a sus pequeños y haría cualquier cosa por ellos. Quiere lo mejor para su familia y por ello desea que disfruten de una calidad de vida inmejorable. Sin embargo, el estilo de vida que llevan cada vez les consume más recursos y por ello él trabaja cada vez más duro para seguir ascendiendo en su carrera profesional.

 

Storytelling

3.- La emoción

Es imprescindible ¿no? Ya hemos dicho que el storytelling es el arte de emocionar a tus clientes por lo que tienes que encontrar ese punto de emoción en tu historia que les enganche, que les haga estar pendientes de tus siguientes palabras.

El ejemplo: en tu historia, el directivo, tras una reunión que se alarga, pierde uno de los vuelos para volver a casa a tiempo de ver la actuación de uno de sus hijos. Pelea por conseguir un nuevo medio de transporte a tiempo pero nadie es capaz de solucionarle el problema. Al parase a pensar, recuerda la cantidad de compañeros que están en lo más alto de sus carreras pero han perdido a sus familias tras haberles fallado en repetidas ocasiones por motivos de trabajo. Le desespera pensar que algún día pueda acabar así.

 

4.- Transmite tu beneficio: la moraleja

El CopyStory lo utilizamos para transmitir a tu cliente ideal el beneficio que le aporta contar con tu marca. Bien, utiliza la moraleja de tu historia para transmitirle porqué debe contar contigo, qué beneficios le aportas, porqué eres diferente.

El ejemplo: en tu historia, lamentablemente esta vez nuestro amigo se perdió la actuación de su hija y, a la mañana siguiente, pudo ver la cara de decepción en todos ellos. Decidió que no quería que nunca más sus viajes de trabajo le impidiesen disfrutar de su vida familiar. Por ello, fundó una agencia de viajes para directivos que viajan frecuentemente por motivos de trabajo con soluciones específicas para este colectivo.

Tu cliente no quiere oír que tienes tu empresa tiene turnos de trabajo para prestar asistencia cualificada 24 horas al día si no que, le pase lo que le pase, sea la hora que sea y esté en el país que esté, alguien va a estar pendiente de resolver sus necesidades.

A tu cliente no le interesa que hayas contratado el diseño en exclusiva de un sistema informático que realiza una búsqueda casi instantánea en cientos de servicios de transporte para localizar las mejores opciones de viaje. Quiere saber que, si necesita realizar un viaje urgente por cualquier razón, serás capaz de encontrarle un medio de transporte para llegar a su destino.

Conectarás con tu cliente si, a través de tu historia, le haces saber que tienes exactamente aquello que necesita y que sabes que lo tienes porque tú mismo lo has vivido.

 

¿Sabrás redactar tú mismo tu CopyStory? Si te ves con ganas y quieres ampliar información, muy pronto publicaremos una guía específica sobre storytelling.

Si aún así prefieres que te ayudemos a contar esa historia que todos tenemos, contacta con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *